Damas

Vasos de Honra

Los vasos de honra se ubicaban a la entrada del templo y de las casas, y servían para calmar la sed del visitante o para lavar sus pies. Los vasos de honra representan a los siervos. Jesús fue ese vaso de honra que por amor, se hizo siervo para lavar nuestra vida del pecado; la samaritana que inicialmente fuera vaso de deshonra, fue convertida por Jesús a través de su encuentro personal, en vaso de honra.

En Uruguay necesitamos vasos de honra cambiados por el poder de Dios, a eso apunta el misterio de damas de Centro cristiano del Cordón. Nuestra visión es alcanzar a las mujeres de los diferentes estratos sociales, con un mensaje de amor, poder y esperanza; invitándolas a que sean parte del reino de Dios.

Como ministerio, nuestro propósito es ser vasos de honra para nuestro Rey, saciando la sed de aquellas mujeres que vienen en busca de agua de vida.

Te invitamos a unirte, a formar parte de este grupo de mujeres fieles a la voluntad de Dios.

13 Jesús contestó: —Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, 14 pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna.
Juan 4:13-14 (NTV)